Cómo encontrar un buen abogado

Existen muchas razones por las que se puede necesitar un buen abogado. Desde las menos deseables como ser acusado de un  delito, solicitar la guarda y custodia tras un divorcio o ser despedido de nuestro trabajo, hasta otras más alegres como firmar un contrato de empleo o comenzar un negocio y formar una sociedad.

Abogados hay muchos y, como en todos los servicios que se contratan, es importante valorar diversos aspectos antes de poner nuestro caso en manos de un profesional del Derecho.

¿Qué hay que tener en cuenta para elegir un buen abogado?

Que sea experto en la materia que necesito

Si contratamos un abogado, debemos estar seguros de que cuenta con experiencia en la rama de Derecho de nuestro caso: civil, penal, mercantil, laboral…. La experiencia es muy importante y, al exponerle directamente nuestra situación, un profesional experto será capaz de informarnos acerca del problema legal en cuestión. Si no nos transmite seguridad, no será una buena opción.

Buenas referencias

Si hay un servicio en el que el “boca a boca” funciona con gran efectividad, ese es el de los abogados. Si un Despacho Jurídico satisface a un cliente, esa persona asesorará a sus amigos, familiares o compañeros de trabajo que se encuentren en situaciones futuras similares. Mucho mejor si los honorarios no han sido abusivos. Un bufete que se precie cuidará a sus clientes y eso se traducirá en buenas referencias.

Busca en directorios de abogados como la web abogado.org que más que un directorio tradicional, se trata de una web que comprara en profundidad los mejores despachos de cada especialidad.

Que te ofrezca información y sea accesible

Un abogado debe mantener a su cliente informado acerca de cómo se está desarrollando su procedimiento. En este sentido, hay que ser paciente, ya que los plazos a menudo son largos y si no hay novedades, es innecesaria la comunicación. Un buen abogado siempre pondrá al día a a su cliente y se mostrará comprometido con su caso. Debe responder a nuestras llamadas o mensajes de email, especialmente si tenemos que aportar nuevos datos sobre nuestro problema.

Disponibilidad y ubicación

Es imprescindible que el Despacho Jurídico que contratamos se halle próximo a nuestro domicilio, por si hay que tener entrevistas con frecuencia. Si vivimos en una ciudad grande, como Madrid, debemos intentar que nuestro abogado trabaje en el centro; pues nos facilitará el acceso a él. También es clave que sea localizable, con página web, email profesional, teléfono de contacto y dirección física clara y visible. Esto siempre aporta seguridad y confianza.

Honorarios del abogado

En muchos despachos, como en el nuestro, la primera visita es gratuita. En ella, el cliente tiene derecho a conocer con precisión cuánto va a costar el proceso y los honorarios del profesional. Cada abogado puede fijar sus honorarios, pero debemos asegurarnos de que las tarifas sean claras.

Mejor si pertenece a un despacho multidisciplinar

El abogado que contratemos debe anteponer nuestros intereses a los suyos. Nos debe aconsejar, con sinceridad y honestidad. Debemos tener claro que será una figura que nos acompañará en nuestra aventura y, si realiza bien su trabajo, probablemente en otras experiencias futuras. Por esta razón nos será de gran utilidad que cuente con profesionales expertos en varias materias o que disponga de servicio de asesoría, si nuestro caso se refiere a una empresa.

Revisa el sitio web de cada abogado

Deberás buscar información sobre el tipo de derecho que cada abogado ejerce. Además, es altamente aconsejable buscar información sobre su historial y su experiencia, como por ejemplo la escuela de derecho en la que estudió y los terrenos legales en los que está especializado.

  • Busca información general sobre el tipo de asunto legal en el que necesites ayuda, sin olvidarte de leer la sección de preguntas frecuentes, y consulta blogs con artículos relacionados con el tema en cuestión. Los mejores abogados tienen páginas web bien desarrolladas que aportan información abundante sobre su actividad y experiencia.
  • La mayoría de las páginas web de abogados aportan información sobre todos los profesionales que trabajan para un mismo bufete. Échale un vistazo al historial académico y la experiencia laboral de cada abogado.
  • Por lo general, debes buscar un abogado que cuente, como mínimo, con una experiencia de entre tres y cinco años en el terreno legal en el que necesites ayuda. Además, debes elegir un abogado que ejerza actualmente en la zona en la que vivas o necesites ayuda legal.
  • Recuerda que muchos abogados también se encuentran en redes sociales como Twitter, LinkedIn o Facebook. Échales un vistazo a estos perfiles también. La forma en que un abogado se presente al público también te ayudará a hacerte una idea de su forma de trabajar y a valorar si puede ofrecerte el servicio que necesitas.
naiaraalonso