Procesos de mediación y arbitraje en conflictos empresariales

Es posible que, al crear una empresa en Estados Unidos (país que se caracteriza por tener un mercado altamente competitivo en muchos rubros) ocurran algunos malentendidos por usos de marcas o patentes que ya se encuentran registrados a nombre de otra empresa, o por incumplimiento con proveedores.

Es por eso que la negociación en los conflictos empresariales es una manera amigable y productiva para llegar a la resolución de una disputa empresarial, siempre y cuando haya buena comunicación y las relaciones se mantengan sólidas. Sin embargo, es inevitable que haya casos en los que incluso con la asistencia de un abogado especializado en negociaciones mercantiles, no se llegue a un acuerdo entre las partes. Por lo anterior, te indicamos algunas alternativas para el manejo de las disputas empresariales.

Formas alternativas para la resolución de disputas

Resolución Alternativa de Conflictos (RAC), es la forma como se conocen la mediación y el arbitraje y consisten en conciliar de forma mutuamente aceptable fuera de los tribunales. La Resolución Alternativa de Disputas se utiliza a menudo en disputas de negocios, de vivienda, de empleo, de asuntos medioambientales, reclamaciones por daños personales y asuntos familiares. Cada forma de resolución tiene sus pros y sus contras.

Conciliación – Mediación

La mediación es un proceso voluntario, en el que una tercera parte (el mediador) es neutral e imparcial en cuanto al resultado. Un conciliador no es un juez, es un facilitador que ayudará en las discusiones entre los implicados en una disputa empresarial, intentando resolver el conflicto mediante una negociación. Este es un proceso relativamente informal, y los acuerdos alcanzados en la mediación sólo son vinculantes cuando se plasman en un contrato escrito y firmado por ambas partes.

La mediación no tendrá éxito, si alguna de las partes no está dispuesta a negociar, La mediación no es un método rentable, ya que, si en un acuerdo se necesita ejecución judicial, la mediación no es la mejor opción. De no llegarse a conciliar, el paso siguiente será el arbitraje o el litigio.

Arbitraje

El arbitraje es un proceso más formal que la mediación. Las normas sobre pruebas en el arbitraje son más sencillas que en un tribunal, por lo que el proceso de descubrimiento es más limitado, y en ocasiones, los rumores pueden ser admisibles. Las condiciones del proceso de arbitraje deben lograr un acuerdo, tanto en la ubicación del arbitraje, como en los honorarios, el número de árbitros y cualquier norma especial que se aplique al proceso.

Una de las ventajas del arbitraje sobre el litigio, es que el proceso y las decisiones no se convertirán automáticamente en un registro público, como ocurre usualmente en los litigios.

Pero una desventaja importante del arbitraje es que se debe dar total confianza en la habilidad y experiencia del árbitro para clasificar las pruebas; a lo que se suma  que no existe un proceso formal para la revisión de las pruebas, y en muchos casos los interrogatorios o deposiciones no son tomados en cuenta, razón por la cual, si el árbitro decide el caso de forma incorrecta, es probable que esos sean los resultados definitivos.

Litigio

El litigio es un proceso público y la mayoría de los jueces no están dispuestos a sellar los aspectos del proceso de litigio sin una razón extremadamente convincente.

Si ninguna de las soluciones alternativas llega a tener éxito, la opción última para encontrar  una solución al problema es el litigio o llevar el caso a tribunales, para que un juez y un jurado tomen la decisión.

El litigio es el método más formal y tradicional, donde es importante la asistencia de un abogado de negocios con experiencia para obtener los resultados más favorables. Este proceso incluye el descubrimiento y la divulgación de todas las pruebas que tengan tanto usted como la otra parte, así como la oportunidad de llamar e interrogar a testigos.

Además, el litigio también ofrece la opción de apelar una decisión desfavorable. El tiempo que conlleva este proceso suele ser considerablemente mayor al de la mediación o el arbitraje, por lo que siempre debería ser su última opción. Es importante saber que los costos del litigio suelen ser más elevados que lo de los demás procesos descritos anteriormente.

Al tener esta información presente, es posible que pueda tomar las previsiones adecuadas si está considerando viajar a Estados Unidos y empezar una compañía. Resulta útil contar con la ayuda de un abogado mercantil y un abogado de inmigración para así prevenir cualquier infracción en el sistema legal estadounidense.